Fiesta cancelada: Ayuda a tu pequeño a lidiar con la decepción

Fiesta cancelada
Para un niño nunca es fácil tener que afrontar que su tan esperada fiesta de cumpleaños debe ser cancelada

No creo que muchos pudieran imaginar el alcance que tendría el brote del Coronavirus (COVID-19). Tal vez, los profesionales médicos y los científicos, pero dudo que la persona promedio lo pensara mucho hasta hace unas pocas semanas.

El confinamiento voluntario o forzado, y la cancelación de las clases presenciales ya son un golpe duro para nuestros pequeños. Y si su cumpleaños o alguna celebración importante se está acercando, también se acerca la hora de hablar con ellos sobre esto.

Una fiesta cancelada no tiene por qué ser algo completamente negativo. La decepción de tu pequeño es comprensible y natural y en PiccolaFesta te enseñamos cómo puedes convertirlo en una gran oportunidad de aprendizaje.

Sacando algo positivo de la decepción por la fiesta cancelada

La vida está llena de pequeñas y grandes decepciones. Y por mucho que nos gustaría evitarles a nuestros hijos decepciones, no podemos… y eso es algo bueno. Una fiesta cancelada, un viaje que hay que posponer, o los cambios en su rutina son grandes oportunidades de aprendizaje.

Cuando los niños aprenden a una edad temprana que tienen las herramientas para superar una situación decepcionante parten con ventaja en la vida. Esto es algo que se vuelve cada vez más útil mientras crecen.

Eso no quiere decir que no debas echarle una mano. Si enseñas a tu pequeño a pedir apoyo y a apoyarse en otros, a comunicarse bien y a mantenerse optimista, estás ayudándolo a manejar lo que la vida les depara.

Consejos para hablar con los pequeños

Aunque nosotros, como adultos, entendemos la crisis de salud pública, es difícil comunicar a los niños pequeños por qué su vida está cambiando tan rápido. Especialmente si no queremos asustarlos y causarles más ansiedad emocional.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo hablar con los pequeños sobre las implicaciones que toda esta situación global tiene y tendrá en su vida.

Mantén la calma

Mantén la calma
Dales la oportunidad de hablar libremente o hacer cualquier actividad que les ayude a expresarse

Los niños captarán tus señales verbales y físicas, así que procura estar calmado o calmada cuando hables con ellos. Pero no minimices o ignores sus preocupaciones, tener miedo está bien. Dales la oportunidad de hablar libremente o hacer cualquier actividad que les ayude a expresarse.

No propagues estigmas

Cuando hay una situación decepcionante, como una fiesta cancelada, los niños tienden a buscar culpables. Es importante que compruebes si están experimentando o propagando un estigma o un prejuicio.

La discriminación racial y cultural ha sido alta desde el comienzo de la epidemia, así que háblales sobre cómo los virus pueden enfermar a cualquier persona, sin importar el color de su piel, su nacionalidad, el idioma que hablan o su edad.

Muéstrales cómo pueden protegerse

Demuéstrales cómo lavarse las manos correctamente, cantando una canción divertida mientras se lavan. Háblales de estornudar o toser en sus codos y recuérdales que, si se sienten mal, te lo hagan saber inmediatamente.

Por supuesto practica lo que predicas. Lávate las manos durante 20 segundos. Tose o estornuda en el codo (y luego lávate las manos de nuevo). Quédate en casa y sigue las recomendaciones de las autoridades.

Involucra a los demás

Cuando le dijimos a nuestra hija sobre su fiesta cancelada, estaba más que devastada. Quiero decir, llorando histéricamente y todo eso. Todos los adultos de la familia la apoyaron emocionalmente hasta que logró superar la decepción.

No olvides escuchar

No olvides escuchar
Escucha cuando quieran hablar y controla tus estados de ánimo y lenguaje corporal

A veces, un abrazo tranquilizador o alguien que los escuche es todo lo que se necesita para que un pequeño se sienta mejor. Por lo tanto, escucha cuando quieran hablar y controla tus estados de ánimo y lenguaje corporal. Si algo no está bien, anímalos a hablar sobre eso.

Esto no es para siempre.

Sí, el lavado de manos y la buena higiene son hábitos que deberían durar toda la vida. Pero con suerte cosas como la cancelación de los deportes, los paseos, las fiestas y las actividades escolares no durarán para siempre.

Es un buen momento para reiterar que si todos hacen su parte podrán volver a participar en las cosas que les gusta hacer.

Si quieres más ideas para decorar la fiesta de tu peque, te animamos a que descargues esta práctica guía

Descarga la Guía de fiestas y cumples temáticos

Si te ha gustado puntúa, por favor
[Total: 0 Media: 0]
Sin comentarios aún

Dejar un comentario

Tu Email no será publicado

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.