Sobrevivir a una fiesta de pijamas: Guía para padres

Sobrevivir a una fiesta de pijamas
Es muy intimidante tener que entretener, alimentar y procurar que duerman varios niños de otras personas

Una pijamada, también conocida como «fiesta de pijamas» es una reunión social bastante común entre niñas y adolescentes en esta época. Puede servir para celebrar un cumpleaños, o cualquier otra ocasión especial.

Pero para la mayoría de los adultos, organizar una pijamada es una tarea que puede quitar el sueño, valga la broma. Es muy intimidante tener que entretener, alimentar y procurar que duerman varios niños de otras personas.

Y mucho más cuando se trata de pequeños energéticos que, aprovechando que están lejos de sus padres, pueden llegar a desafiar la paciencia y autoridad del organizador. Si decides aceptar esta misión, y no quieres morir en el intento, acá está todo lo que necesitas saber para sobrevivir a una fiesta de pijamas.

Elegir sabiamente a los invitados

¿Cuántos invitar? ¿A quiénes invitar? Si estás leyendo esto probablemente se trata de la primera pijamada de tu hijo o hija. Si tu pequeño aún tiene problemas con las reuniones individuales, es mejor retrasar un poco más el desafío de organizar una pijamada grupal.

Puedes comenzar con un solo invitado, y si todo va bien puedes ir aumentando la cantidad de invitados hasta un máximo de entre 8 y 10 pequeños. Sobrevivir a una fiesta de pijamas no solo depende de cuántos invitados tienes, sino quiénes son.

Si es posible, invita a los niños a la fiesta de pijamas solo después de observar su comportamiento durante el día. Hay niños un poco salvajes en su trato que es mejor mantener al margen de este tipo de eventos.

¿Qué día de la semana es mejor para organizar una pijamada?

Los sábados son considerados como la noche más popular para las fiestas de pijamas. Esto aumenta la posibilidad de que tengan un día lleno de actividades agotadoras, promoviendo que realmente puedan dormir.

Si ellos pueden dormir sin causar gran alboroto, estarás un paso más cerca de sobrevivir a una fiesta de pijamas.

Sin embargo, también considera la noche del viernes: Los invitados estarán agotados después un día completo de escuela y tendrán tanto el sábado como el domingo para recuperarse del evento nocturno.

Reuniendo las provisiones para una fiesta de pijamas

Reuniendo las provisiones
A la mañana siguiente, procura tener lo necesario para preparar tortillas o panqueques.

Ofrece alimentos fáciles de comer como palomitas de maíz, papas fritas y galletas. También puedes poner fruta y queso, aunque pocos niños los prefieran. Evita alimentos que puedan causar alergias como los frutos secos.

A la mañana siguiente, procura tener lo necesario para preparar tortillas o panqueques. También puedes servirles desayunos rápidos como cereales o panecillos.

Estableciendo reglas básicas

Pon las «reglas de la casa» en papel en un lenguaje claro, amigable y firme para que los niños las lean. Si son un grupo pequeño, puede bastar un resumen verbal. Acá dos pautas básicas:

No dejar la casa sin preguntar a los adultos

Esta es una regla de seguridad básica. Algunos niños pueden pensar que es una buena idea irse solos, especialmente después de algún conflicto y si su casa está cerca. Déjales claro que tienen que hablar contigo o con otro adulto al respecto y que no pueden salir solos.

No salir de las áreas o habitaciones designadas

No querrás que se les ocurra hacer una fiesta en la cocina a medianoche. No solo es inseguro, sino que tendrás toneladas de trastos en la mañana para limpiar.

Manejo de crisis comunes en fiestas de pijamas

Manejo de crisis comunes
Sobrevivir a una fiesta de pijamas dependerá de la forma en que te prepares

¿Qué es una pijamada sin algún tipo de crisis? Sobrevivir a una fiesta de pijamas dependerá de la forma en que te prepares para lidiar con algunas de estas cosas:

Nostalgia por sus padres

Puedes intentar consolar al niño, pero es algo que no suele funcionar. Lo mejor es llamar a la familia del niño de inmediato. Debes estar preparado para que un adulto lleve el niño a su casa, tarda menos que esperar a los padres y el niño se tranquilizará de inmediato.

Mojar la cama

Has que todos los niños usen el baño antes de apagar las luces. Si lo impensable ocurre, ayuda al pequeño a mantener su dignidad fingiendo que cayó agua o refresco, o incluso culpa del perro (si tienes uno).

Tu hijo abrumado por los invitados

Tu hijo abrumado por los invitados
Si esto es muy común, quizás necesitas aplazar por un tiempo las fiestas de pijamas.

Puedes pedirle que venga a «ayudarte» en la cocina por unos minutos. Eso le dará tiempo para recuperarse y para que le des una charla de ánimo. Si esto es muy común, quizás necesitas aplazar por un tiempo las fiestas de pijamas.

Discusiones en el grupo

Para discusiones de grupo sobre, digamos, la elección de una película o un juego, mejor que sea una votación. Deja que el grupo mayoritario elija dos posibles películas, y luego permite que el grupo minoritario haga la elección final entre esas opciones.

Bromas pesadas

Los niños pueden ser muy crueles, especialmente en grupos. Déjales claro que existe una política de cero tolerancias a las bromas pesadas. Amenazar con llamar a sus padres o apagar las luces puede ser necesario si quieres sobrevivir a una fiesta de pijamas.

Si quieres más ideas para decorar la fiesta de tu peque, te animamos a que descargues esta práctica guía

Descarga la Guía de fiestas y cumples temáticos

Si te ha gustado puntúa, por favor
[Total: 0 Media: 0]
Sin comentarios aún

Dejar un comentario

Tu Email no será publicado

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.