Sobrevivir al primer cumpleaños: Consejos para lograrlo

Sobrevivir al primer cumpleaños
El estrés financiero y emocional de ser anfitrión de la fiesta de primer cumpleaños de un bebé puede pasar factura a los padres

Después del nacimiento de un niño, uno de los eventos más esperados en el calendario familiar es el primer cumpleaños. Aunque el pequeño no sea consciente y no pueda disfrutar de todo lo que preparen sus padres, esta fiesta está pensada para que la familia y los amigos compartan la felicidad de este importante hito.

A pesar que muchos padres modernos eligen la sencillez en este primer aniversario, la presión de la familia y los amigos con la frase “sólo cumplirá un año una sola vez” puede añadir todo tipo de extravagancias a la celebración. Entonces, ¿cómo sobrevivir al primer cumpleaños?

El estrés financiero y emocional de ser anfitrión de la fiesta de primer cumpleaños de un bebé puede pasar factura a los padres. ¿A quién invitar? ¿Qué servir? ¿Cómo vestirlo? ¿Quién tomará las fotos? Esto deja a muchos padres con la sensación de que están planeando una recepción de boda.

Tener algunas herramientas para prevenir el estrés y reducir el caos puede ayudarte a sobrevivir al primer cumpleaños, e incluso a disfrutarlo. Con estos probados y comprobados consejos te asegurarás que tu bebé, la familia, tú y los invitados disfruten de un día estupendo.

Creando tradiciones y sentando un precedente

Considera la posibilidad de hacer algo memorable en este día y que puedas repetir en años sucesivos como una tradición. Por ejemplo, grabarlo mientras come pastel, o tomar una foto posando de cierta forma. Incluso puedes sembrar un árbol que crezca junto con el pequeño.

Mantener simple la celebración

Un buen consejo para sobrevivir al primer cumpleaños de tu hijo es no exagerar en la celebración. Un evento más pequeño y sencillo normalmente será igual de especial para el pequeño que una gala agotadora y elaborada.

Los niños se cansan muy rápido, y no notarán la diferencia entre una gran fiesta y una celebración con la familia y los amigos más íntimos de sus padres. Antes de planear una fiesta elaborada, consideren el comportamiento y la personalidad del invitado de honor.

Esperando lo inesperado

Esperando lo inesperado
Renunciar al control sobre pequeños detalles, te permitirá tener más tiempo para disfrutar del día y reírse de los pequeños defectos que sólo tú notarás.

Un cumpleañero llorando durante toda su fiesta es algo que puede ocurrir con bastante frecuencia, al igual que contratiempos con la comida, las mesas o las sillas. Aceptar que estos imprevistos ocurrirán elimina una gran cantidad de presión para planear el día perfecto.

Renunciar al control sobre pequeños detalles, como decorar las mesas o arreglar los globos, te permitirá tener más tiempo para disfrutar del día y reírse de los pequeños defectos que sólo tú notarás.

Pide una confirmación de la invitación

¿Odias que sobre mucha comida? ¿Te gustaría saber exactamente cuántas sillas estarán ocupadas? Pide a todos los invitados que respondan a la invitación y que confirmen su asistencia dos o tres días antes de la fiesta.

Este paso te ayudará a finalizar los preparativos de la comida y bebidas, e incluso prepararte para cualquier posible alergia alimentaria o necesidades especiales que puedan tener tus invitados. Mantener la incertidumbre bajo control es clave para sobrevivir al primer cumpleaños.

Acepta la ayuda

Recibir a los invitados, servir la comida sin que se enfríe y asegurarse de que la cámara tenga batería, mientras cuidas del bebé puede ser demasiado para un padre.

Si alguien se ofrece a cortar el pastel, grabar el vídeo o ayudar a servir, acepta. Harás que tus invitados sientan que están contribuyendo a este día especial para la familia y tu hijo.

Disfruta y saborea el momento

Disfruta y saborea el momento
Asegúrate de delegar lo suficiente como para poder tener un momento de disfrutar y apreciar el éxito de tus esfuerzos

Pregunta a algunos padres experimentados y te dirán que apenas recuerdan las primeras fiestas de cumpleaños de sus hijos.

Llenar los roles de anfitriona, madre, miembro de la familia y amiga apenas deja tiempo para que los padres del bebé puedan comer y beber algo. Mucho menos deja tiempo para disfrutar de las actividades de la fiesta y de los invitados.

Asegúrate de delegar lo suficiente como para poder tener un momento de disfrutar y apreciar el éxito de tus esfuerzos. No solo se trata de sobrevivir al primer cumpleaños, sino tomarse el tiempo para divertirse y crear buenos recuerdos.

Hablando de recuerdos. Guarda un globo desinflado, una invitación extra o alguna decoración pequeña en un lugar seguro. Esta será una cápsula del tiempo que te puede servir para recordar en el futuro estos hermosos e irrepetibles momentos.

Si quieres más ideas para decorar la fiesta de tu peque, te animamos a que descargues esta práctica guía

Descarga la Guía de fiestas y cumples temáticos

Si te ha gustado puntúa, por favor
[Total: 0 Media: 0]
Sin comentarios aún

Dejar un comentario

Tu Email no será publicado

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.