Alimentos que los niños odian comer: 6 comidas que debes tener presente

Alimentos que los niños odian comer
Una vez que los niños crecen la mayoría aprende a tener una relación mucho más positiva con algunos de estos alimentos

Cada año los padres sirven más de 1400 comidas en promedio a sus hijos. Aunque parezca una estadística interesante, hay un dato mucho más revelador; terminan tirando a la basura más de la cuarta parte de la comida que les sirven.

Los niños son comensales quisquillosos y sus padres lo saben. Una gran proporción de los padres admiten saber que mucha de la comida que preparan será desperdiciada. Esto ocurre también en las fiestas con muchos snacks saludables, que simplemente no son tocados por nadie.

Los alimentos que los niños odian comer no tienen muchas cosas en común entre sí. Pero algo curioso es que una vez que crecen la mayoría aprende a tener una relación mucho más positiva con algunos de estos alimentos.

Así que, en lugar de darnos por vencidos, no solo te contaremos cuáles son los 6 alimentos que los niños odian comer, sino que te contaremos cómo puedes aumentar la posibilidad de que cambien de opinión.

Pescado

Este alimento estimula el desarrollo del cerebro y está lleno de ácidos grasos omega 3. Pero también es un ganador en el rechazo de muchos pequeños, especialmente si no se come con frecuencia en casa.

El olor, el sabor y la textura del pescado son suficientes para promover una rabieta a la hora de la cena. Pero en lugar de intentar empujar a tus hijos a comer rape o salmón, empieza con pescados con sabor más suave, como la merluza y el lenguado.

Freír u hornear el pescado rebosado con pan rallado, y servirlos con salsas que les gusten, pueden hacer que te lleves una sorpresa en la mesa.

Coles de Bruselas

Coles de Bruselas
Las colas de Bruselas no necesitan muchos condimentos, solo cortar a la mitad y poner aceite de oliva, ajo, sal y pimienta… y quizás algo de tocino

Cuando era niña me quejaba del olor de las coles de Bruselas y las detestaba. Pero a menudo es el exceso de cocción el que provoca el horrible aroma y que sean uno de los alimentos que los niños odian comer.

Para que acepten estas pequeñas verduras llenas de nutrientes es necesario ser creativos. No compres las congeladas y prefiere las frescas y trata de evitar sobrecocinarlas. Freírlas puede ser una opción rápida y con buenos resultados.

Las colas de Bruselas no necesitan muchos condimentos, solo cortar a la mitad y poner aceite de oliva, ajo, sal y pimienta… y quizás algo de tocino.

Brócoli

Por lo general, cocinar demasiado el brócoli lleva a que los niños los rechacen con vehemencia por su olor. Para ayudar con el aroma, evita cocinarlo en exceso añadiendo el brócoli al agua hirviendo y dejarlo ahí solo unos cuatro o cinco minutos.

Una vez cocidos puedes escurrirlos, ponerle algo de queso encima y hornearlos un poco hasta que el queso se derrita. No podrán resistirse.

Aguacates

La textura y la consistencia son a menudo las razones para rechazar este alimento, pero también son razones no saber cómo elegirlos o prepararlos. Los aguacates no deberían ser uno de los alimentos que los niños odian comer, porque van muy bien en emparedados y bocatas.

A menudo, cuando se cortan lo suficientemente finos, se pueden poner entre el queso sin que se note. Otra combinación de éxito para aquellos que no les gustan los aguacates es el guacamole, que puede ser genial para no dejar a nadie descontento en un cumpleaños al estilo vegano.

Coliflor

Coliflor
Pero acá te dejamos una forma de servirlo para que sea del agrado de la mayoría

Este no es solo uno de los alimentos que los niños odian, sino que el rechazo también lo recibe de parte de muchos adultos, especialmente por su olor. Pero acá te dejamos una forma de servirlo para que sea del agrado de la mayoría; puré de coliflor.

Simplemente hierve una cabeza de coliflor hasta que esté hecha, tritúrala a mano o en un procesador de alimentos, añádele una cucharadita de mantequilla y un chorrito de leche. Así tendrás una forma de hacer que tu familia coma coliflor sin quejarse

También es genial para los adultos que buscan minimizar los carbohidratos de almidón en sus dietas, como una alternativa al puré de patatas.

Agua

Sí, sé lo que estás pensando… ¡el agua no es una comida! Pero es una gran preocupación entre los padres, ya que las bebidas azucaradas a menudo relegan al agua al fondo de la preferencia de los pequeños.

Con tantos niños consumiendo demasiado jugo procesado y refresco, los padres a menudo se preguntan cómo pueden hacer que sus hijos beban más agua. Una sugerencia es diluir el jugo con algo de agua y hacerla más atractiva añadiendo trozos de frutas que le gusten.

Si quieres más ideas para decorar la fiesta de tu peque, te animamos a que descargues esta práctica guía

Descarga la Guía de fiestas y cumples temáticos

Si te ha gustado puntúa, por favor
[Total: 0 Media: 0]
Sin comentarios aún

Dejar un comentario

Tu Email no será publicado

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.