Hiperactividad en los niños: ¿Es provocada por el azúcar?

Hiperactividad en los niños
Esta observación sobre la hiperactividad en los niños se ha transmitido a través de generaciones, y para muchos ya todo está dicho sobre el tema

Somos rápidos en culpar al azúcar por la hiperactividad en los niños propios y ajenos, especialmente en fiestas infantiles. Pero la evidencia científica apunta a una explicación más compleja, veamos que nos tiene que decir.

La gente a menudo se enfada cuando un nutricionista dice no hay tal cosa como un subidón de azúcar en los niños, especialmente los padres. Han sido testigos, una y otra vez, de cómo sus hijos se vuelven locos en las fiestas, después de comer gelatina y helado.

Hasta suspiran resignados cuando los ven en pleno “subidón” de azúcar, y ya están predispuestos a la inevitable caída de energía posterior. Esta observación sobre la hiperactividad en los niños se ha transmitido a través de generaciones, y para muchos ya todo está dicho sobre el tema.

Pero culpar al azúcar ingerido por el mal comportamiento de un niño no tiene una base científica que lo sustente, al menos hasta ahora. Examinemos la evidencia.

Las pruebas científicas

El azúcar, el aditivo alimenticio más utilizado, nunca ha parecido más malvado que justo ahora. Somos adictos a esta cosa y ha reemplazado completamente a la grasa como el mayor culpable de la epidemia de obesidad infantil.

Pero una cosa que no hace el azúcar es alimentar repentinas ráfagas de hiperactividad en los niños.

Los científicos comenzaron a investigar esto en serio en la década de 1970 después de que un alergólogo estadounidense, Benjamin Feingold, abogó por la eliminación de los aditivos alimentarios para tratar la hiperactividad en los niños.

Una revisión hecha en 1995 sobre los 23 estudios más fiables no encontró ninguna evidencia al respecto. El azúcar simplemente no tuvo un efecto discernible en el comportamiento de los niños en estos estudios.

Los sesgos cognitivos de los padres

Los sesgos cognitivos de los padres
dulces y pasteles se ingieren a menudo en ocasiones especiales, cuando los niños ya están en un estado de excitación nerviosa

¿Cómo pueden millones de padres estar equivocados? Fácilmente: la expectativa causa sesgos cognitivos, que nublan el juicio. Esto también ha sido estudiado en forma rigurosa, por ejemplo, en un estudio de 1994.

Se reunió a un grupo de 35 niños, de entre cinco y siete años, cuyas madres dijeron que eran sensibles al azúcar desde el punto de vista del comportamiento.

A algunas de las madres de los niños se les dijo que sus hijos habían recibido una gran dosis de azúcar, y al resto se les dijo que sus hijos estaban en el grupo de placebo. De hecho, todos los niños habían recibido placebos.

Las madres fueron filmadas interactuando con sus hijos y, según el estudio, las madres a las que se dijo que sus hijos habían consumido mucha azúcar calificaron a sus hijos como más hiperactivos. Al parecer esto cambia la forma en que los trataban.

Según el mismo estudio estas madres ejercieron más control al mantener la cercanía física, así como mostraron tendencias a criticar, mirar y hablar más con sus hijos.

Algo que debemos considerar sobre la relación entre el azúcar y la hiperactividad en los niños es que dulces y pasteles se ingieren a menudo en ocasiones especiales, cuando los niños ya están en un estado de excitación nerviosa y en plena interacción social con sus amigos y compañeros.

¿El mito del bajón de azúcar?

¿El mito del bajón de azúcar?
Así que no es que un nivel bajo de azúcar sea imposible, pero estas cosas nunca son tan fáciles de predecir cómo se presentan a menudo

Todos hemos sido advertidos sobre el “bajón” en el nivel de azúcar, que normalmente sigue al “subidón”. Esto es algo que sí ha sido observado en el laboratorio, ingiriendo soluciones concentradas de azúcar y en un entorno controlado.

Sin embargo, es difícil evaluar la frecuencia con la que ocurre en la vida real. La mayoría de las veces no se toma azúcar concentrada con el estómago vacío, normalmente también se habrán comido otros alimentos, lo que ralentizará la absorción del azúcar.

Así que no es que un nivel bajo de azúcar sea imposible, pero estas cosas nunca son tan fáciles de predecir cómo se presentan a menudo. Sin embargo, igualmente te animamos a considerar opciones más saludables de comida para el próximo cumpleaños de tu pequeño.

Si quieres más ideas para decorar la fiesta de tu peque, te animamos a que descargues esta práctica guía

Descarga la Guía de fiestas y cumples temáticos

Si te ha gustado puntúa, por favor
[Total: 0 Media: 0]
Sin comentarios aún

Dejar un comentario

Tu Email no será publicado

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.