Lo que los niños quieren en sus fiestas de cumpleaños

Los niños quieren en sus fiestas
Luego de la emoción de los primeros cumpleaños, de seguro sientes que todo ese proceso consume cada vez más tiempo y se complica cada año

Planificar una fiesta de cumpleaños para tu hijo puede parecer cada vez más estresante. Luego de la emoción de los primeros cumpleaños, de seguro sientes que todo ese proceso consume cada vez más tiempo y se complica cada año.

Esto empeora cuando las madres descubrimos Pinterest, y tratamos de imitar todo lo que vemos y nos gusta de allí. Pero quizás el homenajeado o la homenajeada en realidad no quiera nada de eso para su celebración.

Así que puede ser hora de tratar de averiguar realmente lo que los niños quieren en sus fiestas de cumpleaños.

Revelando el misterio

Tus hijos pueden decir que quieren una gran fiesta de cumpleaños, pero lo que realmente quieren es una celebración mucho más significativa y menos caótica. De hecho, mantener la fiesta más pequeña y sencilla puede causar una mayor impresión en tu hijo a largo plazo.

Según muchos psicólogos infantiles las experiencias más memorables son aquellas que incorporan múltiples sentidos, evocan una conexión emocional e incorporan un elemento de novedad.

Bajar un poco el ritmo para centrarnos en algunos de los placeres simples de la vida (familia, buena comida y risas) permite a los niños incorporar esa celebración como una parte significativa de su infancia.

Así que este año, en lugar de dedicar todas tus energías planificando una gran celebración con muchos invitados, puedes comenzar a crear buenos recuerdos. Lo que los niños quieren en sus fiestas pueden obtenerlo de otras experiencias más únicas.

Planifica un día para hacer cosas que se salgan de la rutina, ir a la playa, jugar en un parque, organizar un partido de su juego favorito con sus amigos. Y luego hacer una celebración más íntima y memorable.

Poner fin a la competencia absurda

Poner fin a la competencia absurda
No se trata de impresionar a nadie, pues en ese momento la fiesta deja de ser sobre los niños, que son los que realmente importan.

Es muy fácil que las fiestas de cumpleaños se vuelvan competitivas, o que sean un símbolo de estatus, donde varios padres intentan superarse en todo. Desde el lugar donde se celebra hasta el contenido de los cotillones.

Lo que los niños quieren en sus fiestas, y lo que realmente merecen, es no quedar involucrados en esa competencia absurda y en la presión de competir. No se trata de impresionar a nadie, pues en ese momento la fiesta deja de ser sobre los niños, que son los que realmente importan.

Déjalo jugar a ser el planificador

Si tu hijo insiste en ayudar en la planificación de la fiesta, no dudes en invitarlo a jugar un papel importante, dependiendo de su edad por supuesto. Una forma de dejar que tu hijo tome la iniciativa es en elegir el tema de la fiesta.

Puedes invitarlo luego a ir de compras, a elegir el contenido de los cotillones y hasta a seleccionar los postres que se servirán. Asegúrate de que sientan que sus decisiones te importan, y que su opinión siempre es tomada en cuenta.

Mantén el número de invitados bajo control

Mantén el número de invitados bajo control
Si hay un montón de familiares y amigos que quieren colmar de buenos deseos al cumpleañero o a la cumpleañera, considera la posibilidad de dividir la celebración.

Lo que los niños quieren en sus fiestas a veces puede distar mucho de lo que sus padres tienen en mente. Por ejemplo, si tienes un niño pequeño al que no le gustan las grandes multitudes, hacer una fiesta con muchos invitados no será algo divertido.

Si hay un montón de familiares y amigos que quieren colmar de buenos deseos al cumpleañero o a la cumpleañera, considera la posibilidad de dividir la celebración.

Puedes invitar a la familia a un almuerzo el fin de semana anterior al cumpleaños y luego hacer una pequeña fiesta infantil el fin de semana siguiente. Aunque sea más trabajoso planificar dos eventos, esto ayudará a que el pequeño no se sienta abrumado en su gran día.

Los adolescentes también pueden sentir que una fiesta multitudinaria no es adecuada para ellos. Pueden preferir hacer una actividad especial con un par de amigos en lugar de una fiesta grande. Piensa en actividades como la escalada en interiores o una visita a un parque de diversiones.

Una celebración de cumpleaños no siempre tiene que significar una gran fiesta con mucha gente.

Valora las cosas que apasionan a tus hijos

Mi pequeña tiene un gran interés en la danza, así que sugerí que incorporáramos eso a su octavo cumpleaños. Invité a una instructora de danza que guiara a los invitados en una serie de divertidos ejercicios. Siempre es maravilloso ver a nuestros hijos compartir algo que les gusta con sus amigos.

Lo que los niños quieren en sus fiestas de cumpleaños es sentirse especiales, sin que eso implique separarse de lo que quieren, conocen, valoran o les apasiona.

Al centrarnos en algo que es importante para la niña o el niño se creará una fuerte conexión que llevará la experiencia más allá de lo que uno podría encontrar en cualquier fiesta.

Si quieres más ideas para decorar la fiesta de tu peque, te animamos a que descargues esta práctica guía

Descarga la Guía de fiestas y cumples temáticos

Si te ha gustado puntúa, por favor
[Total: 0 Media: 0]
Sin comentarios aún

Dejar un comentario

Tu Email no será publicado

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.